Fisiopilates en el embarazo

Durante el embarazo la mujer experimenta una serie de cambios físicos y fisiológicos que pueden provocar algunas patologías como: dolor de espalda, lumbopélvico y costal, cambios en la estabilidad pélvica, síndrome del piramidal, inestabilidad en rodillas y tobillos…


Con la práctica de Fisiopilates durante el embarazo lo que buscamos es prevenir o solucionar esas patologías.


¿Por qué practicar fisiopilates durante el embarazo?

  • Mejora la condición aeróbica: mejorando la función cardiovascular.

  • Mejorar la conciencia corporal.

  • Disminuye los problemas musculoesqueléticos: disminuye la intensidad del dolor lumbar, que es común que aparezca durante el embarazo debido a los cambios biomecánicos y hormonales, y aumenta la flexibilidad de la columna vertebral.

  • Previene la diabetes gestacional: al realizar 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada.

  • Preparar el suelo pélvico para soportar el aumento de peso y prevenir futuras lesiones uroginecológicas como la incontinencia urinaria

  • Previene la preeclampsia.

  • Obtiene beneficios psicológicos: mejorando la imagen corporal, reduce la depresión, mejora la autoestima y mejora la lactancia.

  • Disminuye el incremento ponderal ayudando a controlar la ganancia de peso.

¿Cómo se realizarán las sesiones?


Cada etapa del embarazo tiene unas necesidades especiales, por eso se dividirán según el trimestre en el que te encuentres


Fisiopilates en el primer trimestre del embarazo:

  • Trabajaremos la estabilidad de la pelvis ya que los cambios hormonales provocan inestabilidad en el ligamento sacro-tuberoso y sacro-iliaco.

  • Trabajaremos la estabilidad de la columna: el aumento de pecho puede aumentar la cifosis dorsal, la lordosis cervical, y el aumento de peso aumenta la lordosis lumbar.

  • Trabajaremos la estabilidad de la cintura escapular: se eleva y rota hacia anterior y medial, lo cual provoca tensión en la articulación humeral.

Fisiopilates en el segundo trimestre del embarazo:

  • Trabajaremos la estabilidad de la pelvis: el equilibrio y el centro de gravedad cambian, hay una hiperlordosis lumbar y anteversión pélvica.

  • Trabajaremos la correcta alineación de todo el cuerpo.

  • Trabajaremos el músculo transverso del abdomen.

  • Trabajaremos la musculatura del suelo pélvico para prevenir un posible problema de incontinencia urinaria tras el parto.


Fisiopilates en el tercer trimestre del embarazo:

  • Trabajaremos la correcta alineación de todo el cuerpo y la movilidad de las articulaciones.

  • Trabajaremos el suelo pélvico, se encuentra bajo presión ya que debe sostener mayor peso.

  • Trabajaremos la respiración.

  • Entrenaremos el pujo fisiológico.





Belén González Garrido


Fisioterapeuta

70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo