Bruxismo

El bruxismo es un hábito parafuncional que se caracteriza por rechinar y/o apretar los dientes.

Puede ocurrir mientras duerme pero también mientras está despierto.


En adultos la prevalencia es del 20% para el bruxismo que ocurre estando despierto y del 8% para el bruxismo mientras estás durmiendo y del 8% para el bruxismo del sueño.


¿Por qué se produce?


La etiología es incierta pero hay factores predisponentes a sufrirlo:

  • Tabaquismo

  • Consumo de alcohol

  • Consumo de drogas

  • Enfermedades sistemáticas

  • Estrés, ansiedad, trastorno de la personalidad, depresión…

  • Trauma

  • Descontrol emocional

  • Desajuste en el manejo de la ira

  • Trastornos del sueño


¿Cuáles son sus síntomas?


El bruxismo provoca:

  • Cefalea.

  • Dolor cervical.

  • Limitación del rango de movimiento mandibular.

  • Trastornos del sueño.

  • Dolores musculares.

  • Dolores articulacres al despertar.

  • Aumento de la sensibilidad dental.

  • Deterioro general de la salud bucal.

  • Hipertrofia muscular.


¿Cómo podemos tratarlo?


El tratamiento tiene que ser multidisciplinar entre fisioterapeutas, odontólogos y psicólogos


Desde la Fisioterapia te podemos ayudar con:

  • Terapia manual.

  • Punción seca.

  • Electroterapia.

Desde la Psicología te podemos ayudar:


Proporcionándote herramientas para el manejo del estrés y la ansiedad, nos ayudará a comprender de dónde viene ese desajuste emocional y nos acompañará durante el proceso terapéutico.


¿Qué puedo hacer yo para manejarlo en mi día a día?

  1. Reduce tu consumo de cafeína y alcohol: Alejarte en tu rutina diaria de este tipo de sustancias ayudará a tu cuerpo a estar más relajado y reducirá las posibilidades de rechinar los dientes durante la noche.

  2. Una buena higiene del sueño: Casi cualquier patología relacionada con estrés o ansiedad puede verse beneficiada si practicamos una higiene de sueño adecuada. Bajar la intensidad de las luces unas horas antes de dormir o reducir nuestras horas de exposición a pantallas nos facilitará un sueño más reparador y tranquilo, reduciendo así la tensión en la zona.

  3. Pon en práctica técnicas de relajación para manejar los episodios estresantes. Meditar, respirar o practicar cualquier actividad enfocada a la reducción de la ansiedad o el estrés nos dará herramientas para estar más presentes en nuestra vida y mejorar nuestro estado general de relajación.


Bibliografía:


Miotto Cinthia, Ferreira Eliete, Fioranelli Glauco, Costa Jecilene, Pasqual Amélia. Effectiveness of two physical therapy interventions, relative to dental treatment inindividuals with bruxism: study protocol of a randomized clinical trial. Trials 2014; 15:8.















Belén González Garrido Marta Rubio Lara

Fisioterapeuta Psicóloga

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo